22/11/2011

Excepciones aplicables en el Arbitraje

LEY Nº 1770

1.1ARTICULO 7.- (Reglas de interpretación)

III. Las normas referidas a la conformación del tribunal arbitral y al procedimiento arbitral, son de carácter supletorio en relación a la voluntad de las partes. Estas, por mutuo acuerdo podrán proponer al Tribunal la modificación parcial o la complementación de las normas del procedimiento previstas en esta ley, siempre que no alteren los principios del arbitraje y las materias excluidas del mismo.
En materia arbitral la voluntad de las partes tiene especial relevancia, y es por ello que, el art. 7 III de la LCA 1770 establece que:

  1. La misma LCA 1770 es supletoria a la voluntad de las partes;
  2. El Principio de la Autonomía de la Voluntad de las Partes en materia arbitral cobra suma importancia y vigencia plena puesto que las partes se someten a ella como si se tratase de la ley misma;
  3. Debido a la preeminencia de la voluntad de las partes, la LCA 1770 puede ser modificada parcialmente o complementada (se entiende también parcialmente) 
  4. Éste Principio de Autonomía de la Voluntad de las Partes no debe alterar los principios del arbitraje, es decir que se deben resguardar los contenidos en el art. 2 de la LCA 1770: Principio de Libertad, Principio de Flexibilidad, Principio de Privacidad, Principio de Idoneidad, Principio de Celeridad, Principio de Igualdad, Principio de Audiencia y Principio de Contradicción

1.2 ARTICULO 97.-(Aplicación supletoria del CC y CPC)

Prima Facie, en función del Principio de Autonomía de la Voluntad de las Partes, en todo procedimiento arbitral se deben aplicar las normas previstas por la LCA 1770 y en su caso por los Reglamentos Institucionales de Arbitraje a los que las partes decidieron someterse.
Lógicamente existen dos posibilidades para que las partes en conflicto se sometan a las normas de arbitraje:
  1. Vía la estipulación expresa, voluntaria y de buena fe formalizada en la respectiva Cláusula Compromisoria contenida en su Contrato-Base
  2. Vía voluntaria, de común acuerdo entre las partes aún cuando no hayan pactado Cláusula Compromisoria alguna
De la misma manera que existe amplia libertad entre las partes para someterse a un Arbitraje, de igual manera, las partes pueden decidir voluntariamente someterse a la aplicación o no de las normas sustantivas del Código Civil como asimismo a las normas adjetivas del CPC son supletorias.
Sin embargo, iniciada la competencia del Tribunal Arbitral y el consecuente procedimiento arbitral --a fin de resguardar la voluntad de las partes como “Principio Rector”--, el art. 97 de la LCA 1770 prevé tres hipótesis mediante las cuales se considera la aplicación supletoria tanto del CC como del CPC.
Lógicamente, las hipótesis allí contenidas son a nuestro modo de ver taxativas y autoexcluyentes en orden de prioridad unas de otras.
En efecto, si es pretensión de las partes la prosecución de un proceso arbitral análogo a las estipuLCAiones contenidas en el CPC deberá tomarse en cuenta que será de aplicación supletoria siempre cuando:
  1. En primer término así fue previsto de manera expresa y voluntaria por las partes;
  2. En segundo término, si no fue así previsto por las partes habrá que estar a las previsiones de los Reglamentos Institucionales de Conciliación y Arbitraje a los cuales las partes se someterán;
  3. Finalmente en tercer término, si no fue tampoco previsto por las partes ni es así contemplado en los Reglamentos Institucionales mencionados, y es el mismo Tribunal Arbitral el que no previó aplicar o no normas procesales del CPC.

1.2.1Hipótesis contempladas en el art. 97 LCA 1770

  1. FUÉ PREVISTO POR LAS PARTES
    Cláusula Compromisoria
    Audiencia de Instalación
  2. ASÍ LO PREVÉ EL REGLAMENTO INSTITUCIONAL ADOPTADO
    1. CÁMARA NACIONAL DE COMERCIO (Lpz):
      1. Art. 5: “Las partes, por mutuo acuerdo podrán proponer de forma expresa, al Centro de Conciliación y Arbitraje, la modificación parcial o la complementación de las normas relativas a la conformación del tribunal o al procedimiento previsto en este Reglamento, siempre que, dicha modificación o complementación, no signifique la alteración de los Principios del Arbitraje y las materias excluidas del mismo”.
      2. Tercera Disposición Final: “Todo lo que el presente Reglamento no prevea estará sujeto a lo que la Ley de Arbitraje y Conciliación establece”.
    2. CAINCO (Scz)
      1. Art.4 “Las normas del presente Reglamento, al basarse en la voluntad de las partes y en los principios del arbitraje, se aplicarán con preferencia a otras disposiciones, en mérito a las facultades conferidas expresamente por la Ley No 1770 de Conciliación y Arbitraje”
      2. Art. 16 “El procedimiento arbitral se regirá por las normas del presente Reglamento, por acuerdos expresos de partes y, supletoriamente, por las normas procesales definidas por el Tribunal, cuando no exista previsión específica ni acuerdo entre las partes”
    3. CÁMARA DE COMERCIO Y SERVICIOS (Cbba)
      1. Art. 3 II “Cuando las partes hayan convenido que sus controversias se sometan al arbitraje administrado por el Centro o por la Cámara de Comercio y Servicios de Cochabamba sin designar reglas particulares, el arbitraje se resolverá en conformidad con este Reglamento, sujeto a cualesquiera modificaciones que las partes puedan adoptar por escrito, siempre que no alteren los principios del arbitraje, las materias excluidas del mismo y sean aceptadas por el Centro”
  3. EL PROPIO TRIBUNAL ARBITRAL NO PREVIÓ UN TRATAMIENTO ESPECÍFICO DE ESTA MATERIA

1.3 EXCEPCIONES

Toda oposición implica el acto mediante el cual el demandado reclama ante el tribunal Arbitral la desestimación de la pretensión expuesta por el actor mediante su Demanda Arbitral. Esas oposiciones impetradas pueden consistir en:
  1. LA NEGACIÓN: Consiste en oponerse a que prospere la pretensión del actor pero sin invocar nuevos hechos
  2. LA EXCEPCIÓN: También consiste en oponerse a que prospere la pretensión del actor, pero en este caso el demandado invoca la existencia de nuevos hechos o circunstancias para desvirtuar lo pretendido por el actor.
Con todo lo expuesto, toda excepción implica una defensa que una de las partes formula una o varias oposiciones contra la acción o pretensión de la otra, a fin de:
  1. SUSPENDER (dilatoria) el ejercicio de dicha acción, cancelando los efectos jurídicos del derecho del actor produciendo la pérdida de eficacia de la pretensión. Sin embargo, ésta puede volver a proponerse si los defectos que presentaba son subsanados.
  2. EXTINGUIR (perentoria) el ejercicio de dicha acción, produciendo la extinción del derecho del actor, con lo que su pretensión no puede volverse a realizar en el futuro

2 LEY Nº 1770 DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE

  1. EXCEPCIÓN DE INCOMPETENCIA
    1. El art.32 (I) de la LCA 1770 establece: “ El Tribunal Arbitral tendrá facultad para decidir acerca de su propia competencia [....] del convenio arbitral”
    1. El art.33 (I) de la LCA 1770 dispone: “La excepción de incompetencia del tribunal podrá fundarse en la inexistencia de materia arbitrable o en la inexistencia, nulidad o caducidad del convenio arbitral. Podrá ser opuesta hasta el momento de presentar la contestación de la demanda, aunque el excepcionista haya designado árbitro o participado en su designación”
    1. Similitudes y diferencias:
    INCOMPETENCIA
Art.32 (I) de la LCA 1770
Art.33 (I) de la LCA 1770      
                                                                  
  • Es una declaración de oficio
  • Es una excepción
  • Incompetencia del Tribunal referido al Convenio Arbitral

  • Inexistencia Materia Arbitral
  • Inexistencia, nulidad y caducidad del Convenio Arbitral
  • Atribución del Tribunal Arbitral
  • Facultad de las partes
  • Prima facie, en Arbitraje, no existe Excepción Previa (de previo y especial pronunciamiento)
  • Salvo se acordó en Cláusula Compromisoria o Audiencia de Instalación, puede ser planteada como Excepción Previa (de previo y especial pronunciamiento) a modo de inhibitoria/declinatoria
  • Prima facie, en Arbitraje, no existe Excepción Previa (de previo y especial pronunciamiento)
  • Salvo se acordó en Cláusula Compromisoria o Audiencia de Instalación, puede ser planteada como Excepción Previa (de previo y especial pronunciamiento)
- 0 -
  • Excepción sin Carácter Previo (dilatoria) hasta Contestación de Demanda



    EXCEPCIÓN DE INCOMPETENCIA
Art.336 inc. 1) del CPC
Art.33 (I) de la LCA 1770
    • Excepción Previa: 5 días desde la notificación o citación con la demanda hasta Contestación de demanda
  • Prima facie, en Arbitraje, no existe Excepción Previa (de previo y especial pronunciamiento)
  • Salvo se acordó en Cláusula Compromisoria o Audiencia de Instalación, puede ser planteada como Excepción Previa (de previo y especial pronunciamiento)
  • 5 días desde la notificación o citación con la demanda hasta Contestación de demanda
    • En materia civil (LOJ art. 27)
      • territorio
      • naturaleza
      • materia o cuantía
      • cualidad de las personas que litigan
  • Inexistencia Materia Arbitral
  • Inexistencia, nulidad y caducidad del Convenio Arbitral
  • Excepción sin Carácter Previo (dilatoria) hasta Contestación de Demanda
  • Excepción sin Carácter Previo (dilatoria) hasta Contestación de Demanda y aunque el excepcionista haya designado árbitro o participado en su designación
  • Principio de Preclusión
  • Presentada fuera del plazo establecido puede ser considera por el Tribunal Arbitral, cuando el mismo considere justificada la demora u omisión. (Art. 33 (iii) LCA 1770)
  • En materia civil será conocida por la autoridad superior en grado
  • En materia arbitral será conocida por el mismo Tribunal Arbitral.
  • Si es resuelta de manera previa: auto interlocutorio definitivo
  • Puede ser resuelta en manera previa o perentoria: antes del laudo arbitral o en el mismo laudo arbitral
  • Si es rechazada la excepción: recurso de compulsa
  • Si es rechazada la excepción: puede ser revisada judicialmente
    2. EXCEPCIÓN RELATIVA A LA EXISTENCIA, VALIDEZ Y EFICACIA CONVENIO ARBITRAL
    1. El art.32 (I) de la LCA 1770 dispone que: “El Tribunal Arbitral tendrá facultad para decidir acerca de [...] las excepciones relativas a la existencia, validez y eficacia del convenio arbitral”
      1. Se encuentra plenamente vigente, en materia de Arbitraje lo previsto por el art. 97 LCA 1770.
      2. Es decir que, las normas supletorias del CPC y del CC son aplicables en el procedimiento arbitral, en tanto y en cuanto:
          • Así fue previsto de manera expresa y voluntaria por las partes;
          • Si no fue así previsto por las partes, así lo prevé el Reglamento Institucional de Conciliación y Arbitraje a los cuales las partes se someterán;
          • Tampoco fue previsto por las partes ni es así contemplado en los Reglamentos Institucionales mencionados, y es más bien el mismo Tribunal Arbitral el que previó aplicar normas procesales del CPC.
      3. Con lo expuesto, única y exclusivamente son aplicables las excepciones taxativamente previstas en la LCA 1770.
      4. Sin embargo, habida cuenta que prima facie en materia arbitral NO SON APLICABLES LAS EXCEPCIONES PROCESALES previstas por el CPC, se otorga la posibilidad a los contendientes actor/demandado de poder controvertir sus respectivas pretensiones vía la oposición de cuestionamientos referidos a la existencia y/o validez y/o eficacia del Convenio Arbitral.
      5. En definitiva, como menciona PALACIO, se otorga al demandado la facultad de “oposición a la pretensión” del actor cuestinando in totum el Convenio Arbitral, tal como acontece en cualquier excepción procesal del CPC, mediante las cuales también se discute la vigencia, existencia, validez o eficacia de cuanta pretensión sea formalizada en cualquier demanda judicial.
      6. Por una cuestión de técnica legislativa, partiendo de la autonomía del Derecho Arbitral, se contempla éste tipo de excepción, que en definitiva tiene la misma naturaleza de oposición que cualquier excepción procesal del CPC.
      7. Toda excepción implica la oposición sobre la existencia y/o validez y/o eficacia de una pretensión del actor. Pero a su vez, no toda excepción en particular se encuentra dirigida a desestimar la existencia, validez y eficacia de una determinada pretensión. De allí la amplia variedad de excepciones tanto dilatorias como perentorias en el ámbito del CPC.
      8. Con lo dicho, la excepción prevista por el art.32 (I) de la LCA 1770 puede ser interpuesta como previa (si así acordaron aplicar en subsidio las normas del CPC) y como no previa al momento de contestar la demanda.
      9. La excepción puede contener, respecto de la oposición al Convenio Arbitral, la posibilidad de discutir su virtualidad jurídica utilizando las tres hipótesis de manera conjunta o de manera separada, puesto que V.gr, un Convenio Arbitral puede “existir” pero no ser “válido”.
    3. EXCEPCIÓN DE NULIDAD
    1. El Art. 32 (II) LCA 1770 dispone que “La decisión arbitral que declare la nulidad de un contrato, no determinará de modo necesario la nulidad del convenio arbitral”
        • Nulidad
          • Contrato
          • Convenio Arbitral
        • art. 9 Auxilio judicial
    4. EXCEPCIÓN EXCESO DE MANDATO
    1. El art.33 (II) LCA 1770: “La excepción referida a un eventual exceso del mandato del Tribunal Arbitral, deberá oponerse dentro de los cinco días siguientes al conocimiento del acto y durante las actuaciones arbitrales, concretando la materia que supuestamente exceda dicho mandato”
        • Exceso de Mandato
    5. EXCEPCIÓN TARDÍA
    1. El art.33 (III) LCA 1770: “En cualquiera de los casos referidos en los parágrafos anteriores, el Tribunal Arbitral podrá considerar una excepción presentada más tarde, cuando considere justificada la demora u omisión”
        • Excepción Tardía
          • ¿cuáles?
          • ¿cuando?
    6. JUDICIALIZACIÓN
    1. Confusión de trámites entre Arbitraje y un Proceso Ordinario
      1. Uso del Código de Procedimiento Civil
        • Excepciones previas y perentorias

CONCLUSIONES

Principios Ley 1770

art. 2 de la LCA 1770: Principio de Libertad, Principio de Flexibilidad, Principio de Privacidad, Principio de Idoneidad, Principio de Celeridad, Principio de Igualdad, Principio de Audiencia y Principio de Contradicción

Buena Fe

El principio de la buena fe tiene tantas aplicaciones en el derecho positivo que sin duda alguna, lo convierten en un principio general del derecho de la mayor importancia.
Se distinguen en doctrina dos especies distintas de la buena fe:
- la buena fe-lealtad (también llamada objetiva)
- la buena fe-creencia (también llamada subjetiva).
Principales aplicaciones:
- En los Contratos: Deben celebrarse, interpretarse y ejecutarse de buena fe y de acuerdo con lo que verosímilmente las partes entendieron o pudieron entender, obrando con cuidado y previsión.
  1. Buena fe en la celebración. Esto impone a las partes la obligación de efectuar una declaración de voluntad clara y expresa.
  2. Buena fe en la interpretación del acto. Esto significa que los hombres deben creer y confiar en que una declaración de voluntad surtirá en un caso concreto sus efectos usuales, los mismos efectos que ordinaria y normalmente ha producido en casos iguales.
  3. Finalmente, la norma que comentamos exige también buena fe en la ejecución del contrato, esto es que los contratantes deben obrar como personas honorables y correctas

-Teoría de los actos propios: De acuerdo con esta teoría, nadie puede asumir en sus relaciones con otras personas, una conducta que contradiga otra suya anterior, cuando ésta haya despertado una legítima confianza en esas personas de que mantendrá una línea coherente con sus propios y anteriores actos.
Es también una aplicación de las buena fe-lealtad (también llamada objetiva), no se puede defraudar la confianza puesta en una conducta anterior jurídicamente relevante.

A nadie le es lícito volver sobre su conducta anterior, cuando esa conducta es jurídicamente relevante y puede suscitar en otra persona una legítima confianza de que se mantendrá aquella conducta (venire contra factum proprium non valet).

ENNECCERUS-NIPPERDEY: “A nadie le es lícito hacer valer un derecho en contradicción con su anterior conducta, cuando esa conducta, interpretada objetivamente según la ley, las buenas costumbres o la buena fe, justifica la conclusión de que no se hará valer el derecho, o cuando el ejercicio posterior choque contra la ley, las buenas costumbres o la buena fe”.

Las condiciones de aplicación:
  1. Una conducta anterior relevante y eficaz, que suscite en la otra parte una expectativa seria de un comportamiento futuro;
  2. Una pretensión o el ejercicio de una facultad o derecho subjetivo contradictoria con aquella conducta;
  3. La identidad de sujetos que se vinculan en ambas conductas.

Por lo tanto, deben excluirse:
  1. Los actos que no tengan un valor vinculante (vgr. las meras opiniones o las expresiones de deseo);
  2. Las manifestaciones de una mera intención, porque una intención no puede obligar en la medida que no se asuma un compromiso.
  3. De igual modo, no obliga una conducta contra legem o inválida.


Existe opinión unánime en el sentido de que la doctrina de los propios actos puede ser aplicada no sólo a pedido de parte, sino también de oficio, pues ello no es sino una aplicación del principio iura novit curia.